domingo

Horror (parte 1)

Las entrañas resuenan en la noche hambrienta, la modestia calma que lo condenó se purifica por el sabor del tornicado tejido rojo. Un enjambre en filas de muchos facones y cuerpos, afilados y mutilados en el piso, pronto para soltar la risa de tono aspero y severo. Conocen su tiempo, su parte de estar, ahora solo queda soportar la furia del dolor, el reproche de un habitante desconocido, sin cara. Truenos rebotan en la habitación oscura, sobre la ventana, luces incandescentes se forman en grupo en la distancia y se forman figuras extrañas que personifican el aire. dadrev. dadreV. En un momento u otro, un suspiro alcanzó para salpicar de sangre todo el lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario