lunes

Pensares ofrecidos (una especie de estación incomprensible)

Cuando leo una y otra vez las palabras de Artaud, trato de conmover un estado situado sobre lejanas partes interpretativas de suma inoperancia psico-fisiológicas. Un pasaje de malestar que comprime una impotencia por encontrar tal visibilidad enredada en partículas inofensivas.
Tomaré el agrado del artista surrealista para citar algunas palabras, citas y pasajes inordenados (tal vez), inoperantes, que se reducen a lo confuso solo si al pasar por delante de ellos lo hacemos de una manera enturbecedora y coloquial a pesar de los sentidos triviales a los que hace referencia (tal vez).

"He apuntado solemnemente a la relojería del alma, solo he transcrito el dolor de un ajuste malogrado. Soy un abismo completo. Aquellos que me creían capaz de un dolor entero, de un hermoso dolor, de angustias plenas y carnosas, de angustias que son una mezcla de objetos, una trituración efervescente de fuerzas y no un punto suspendido - y sin embargo, con impulsos sacudidos, desgarradores, que proceden de la confrontación de mis fuerzas con esos abismos de un absoluto ofrecido, (de la confrontación de fuerzas de poderoso volumen) y solo hay ya abismos voluminosos, la suspensión, el frió,
-aquellos que me atribuyeron mas vida, que me han imaginado en un grado menor de mi caída, que me han creído como sumergido en un ruido torturado, en una oscuridad violenta con la cual luchaba, están perdidos en las tinieblas del hombre."

  • "En el sueño, nervios en tensión, a lo largo de las piernas.El sueño provenía de un desplazamiento de creencia, el abrazo se aflojaba, el absurdo me caminaba sobre los pies"
  • "Una especie de disminución constante del nivel normal de la realidad."

"(...) Aquellos que para quienes ciertas palabras tienen un sentido y ciertas maneras de ser, aquellos que hacen cumplidos tan bien, aquellos para quienes hay clases en los sentimientos y los discuten sobre un grado cualquiera de sus ridículas clasificasiones, los que creen aun en "términos", aquellos que agitan ideologías que se han instalado en la época, aquellos que aun creen en una orientación del espíritu, aquellos que siguen sendas, que agitan nombres, que hacen gritar las paginas de los libros, ésos son los puercos peores. ¡Sois arbitrario joven!..."


Pesa-Nervios (1923)

domingo

Luna Costosa

A veces entre nosotros, no pormenorizamos el grado de alcanze a cierta ola de recursos, que se trasponen en un sinsaber atónito y nefasto. Complicamos las enmiendas de un complejo marco de intención estipulativa en los momentos menos imprecisos, sofocamos tal la manera de óndulos paisajes desde la membrana venenosa hacia la infinadad de sospecha-enredadera y circunstancias incompletas. Es tanta la gravedad de una delicia sobre los impulsos a querer conocer cierta parte desterritorializada de posibles paraderos y estancos admirables.
>El problema cuando trato de platicar conmigo desde un punto que sería algo asi como una experiencia calamitosa, perfecta, mutable, ¡benévola también! de alguna forma, es siempre el mismo, la absoluta incertidumbre por creer en un caso tal que lleva a una teoría tal. La máquina del asunto soluciona la consiguiente forma a llevar. Cinco minutos conmueven un precio tal de una silueta que baila en la luna sintetizada con masas amorfas y grisáceas (de gris), abandonando un precipicio único y controvertido, un paredón sin salida, como queriendo territorializar las mismas partes de un gigantesco conjunto de salvedades.