martes

Preámbulo ruidoso


Las expectativas por estar cada día mejor, conmueven gran parte de un puro revuelto de imágenes mal contempladas. La mayoría del tiempo es malogastado en circunstancias azarosas, del mundo-azaroso. Como establecerce en un grado perpetuo de esa reciprocidad constante que cautive parte de esos estados eufóricos, que serán derrotados, pero están apegados a mente y venas. Mantenerlos, controlarlos, ver en sí un interior suspendido minuciosamente, no letárgico ni tampoco amparado (tipo oh que loco) sino interpretar en la mínima tonalidad de la voz y que se complique aún mas entre lo vasto de todo este alrededor por ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario