martes

El sol de cerca te pega en la cara

Cuando aquel domingo me enteré que era soleado se me cayó un torbellino de especulaciones semidirectas y no tan catastróficas. Es que, encontramos un quehacer dentro del tan usurpado tiempo y realmente en la práctica no es tan así. Con tanto entretenimento es dificíl hacer que el barco zarpe en altamar y sobreviva de tsunamis poco menos que peligrosos. Esa claridad de querer entorpecerse y ahondar recursos necesarios.... nooooooo, porqueeee, quien me mandooooooo, de todas formas, es cuestion de ir y volver, en este caso que viene y se va. ¡Pero no se pueden ir tan rápido! 'tengo que controlarlos!!.. oh mis flores! péndulo de mis ojos. Voy a cerrar este trato con unos versos que tal vez se encuentren en la proa de algún barco o en una botella verde-tibia o en los brazos de un resfrío enmasacarado.

Oh claridad!
emerge de mi sangre inescrupulosa!
admira a tu noche que se olvidó de recordar!
apaga entre tus luces el viento del ayer!
rompe las cadenas del respirar agobiante!

Pobre de aquel que no conmueva ni a una vieja
que al pedirle la hora solo en él hay dudas
y no se otorga en si mismo la puerta del espanto
ni de amor, ni desengaño, ni propuestas, ni maltratos.

sábado

Media amnesia

Quiza no fue tan real besarte. Es triste caerse por la calle todo borracho, o empezar pegarle a la cabina del teléfono público, invadiendo la esfera pública, a veces trato de ubicar el espejo en constante movimiento de reflejos transformadores o algo asi. La manera de que la acción ya no depende de una suerte de movimiento emanciapador. Lo que se quiebra, esta ruptura de acción, que no va con lo esperado, genera condimentos adictivos a la hora de no esperar, pero esperar su momento. Es fácil, el mundo nos permite contemplar cada minuto en distintos procesos altamente codificados por un "yo" que tal vez se pase de largo y se encierre sobre una cápsula donde es imposible salir hasta después de todo tipo de incidentes semicatastróficos. Que se encierra junto con otro tipo de sentidos y a la vez libera un personaje desdichado y bruto, calamitoso y preponderante, risueño y atormentado. Que no se va dejar contemplarse a sí mismo ni un segundo por eso siempre dependerá del alrededor donde se encuentre. Pero todo es lo mismo, el esfuerzo por llegar a trabajar, el dormirse por no ir, o sea, vivir con un optimismo sobre llegar.
Y no me acuerdo, por más que me genere tal bronca y no poder reanimarme el autoestima o algo de eso, miro los mensajes de texto y.... ¿?... se cae todo tipo de promesa o expecativa sobre donde carajo estaba y porque pasó eso. Jaja, "más donde estabas cuando pasó lo que pasó"