lunes

Inspirá tu aliento

"Hoy me vuelvo de tantas caras
¿No ves algo en el puente que se va?
¡Hola dulce viento!
veo claramente en ti
Eres como mi amiga que se va"
Pescado Rabioso 1973

Flaco, eterno, Gracias

domingo

Balsa de Acelga

Quiero verte, pero cerca de esos árboles
que vuelven lejos hasta la armonía de un tiempo
desde aquel ángel que no quiso mentir
y no se dio cuenta, que todo era un sueño
superficial y disoluble fácilmente

No quiso la tierra probar las almas
que se balanceaban ilusamente
sobre un mundo incompleto y defectuoso

Ahora paseas así de frágil
en un dócil segmento de ensoñación
probando cócteles de triviales inspiraciones
acariciando presagios de tajantes días de sol

Cómo venir en vos ahora si
estás lejos desde lo alto y lo bajo
volvés pero seguís lejos
tanto que alcanzo solo
aturdidas esferas
penosas estrellas
halos de cristal del mar

viernes

Gravedad - 0

Aquél que se atrevió a pasar por su camino, atropelló en distantes puntos las esferas generadas por el acoplamiento de las diferentes partes de esa gravedad, las alucinaciones no tardaron en llegar, la pantalla luminosa se presentaba errática y el dolor de las ondas sinusuidales acrecentaba de manera constante. Cuentan que nunca respiraron debido al fuego solar que atravesaba el campo, y a los esterotipos de cometas que controlaban el aire de la Tierra que singularizaron el terrible accidente en un epectaculo filantrópico-errante. De ahí que el viento emociono de gris la tarde y al agua no.

miércoles

Supresión

Hoy me tomaré el atrevimiento de citar a una poetisa cruel, hermosa, escalofriante, asquerosa, excitante, exquisita, ofuscada, aterrada, severa, caprichosa, etc, en fin, creo que éstos son algunos adjetivos para describir su maldita poesía masticable, recomiendo "Mientras La Noche Avanza", una verdadera reliquia, se quitó la vida en 1996, aquí mi pequeño homenaje.

El engaño

Me trago mis palabras
mi propia basura irreductible
soy el sueño egoísta de otro aburrido espíritu
que inventó mis miedos y mis odios
para que lo entretenga de su hastío de siglos.
Palabra, semántica, sintaxis
soy esclavo de tus combinaciones
y moriré desnudo sin haber dicho nada,
nada de lo que es mío solamente.


Horas

Prefiero verte estallar en la cocina
que hacer las paces con el odio;
todo es a veces tan exacto como un mapa
desbordado de colillas.
Este tiempo es un agujero verde
donde me estoy fugando
desnuda y cargada de valijas.
Pero despierto a golpes de agua
en esta habitación vacía
y me sacudo el lastre del verano
y lloro alternando las esquinas;
todo huele a farmacia o cementerio,
no distingo,
imagino la muerte cabalgando por tu pelo
con la heladera abierta y la TV rugiendo.
Alguien llama a la puerta, me armo y me desarmo
como un rompecabezas antiguo
y atiendo en camisón: sos vos girando
entrás girando
hablás girando, yo me pongo detrás de las palabras y
las leo,
una luz blanca y seca me apuñala
busco tus ojos y ya ruedan por el piso,
suben al empapelado y ahí se quedan,
feos como moscas.
En este paisaje desolado
me aferro a tu corbata incólume,
mientras tu cuerpo empieza a deshacerse.


Delfina Tiscornia (1966 - 1996)

martes

Paralela convulsión un tanto estremecida


Un día me cansé de correr por tu sombra, que no es tan ajena a la luz del árbol que la vereda aplasta, unas señales que condicionan tu manera de corregir el espasmo adquirido por la niebla de la tarde, el tumulto sofocante por momentos, impreciso entre la gente, se pierde entre el vendaval, azotando las distancias y mareas indestructibles. Creo que me pierdo y consigo, entre panfletos de una mañana o tal vez suspirando el recorrido del viento y escuchando las mismas ramas caer al mediodía, un trémulo astuto, curioso y complicado, ascendente y peligroso. Presagios de una incesante calma abandonan la estirpe casi dudosa, casi escéptica, anhelan el sentido no adquirido, no provocado, confeccionado por las partes del alrededor, toma forma cuando ven que a veces la tiniebla es pasaje a la cordura exquisita, como aquel cadáver que dejo libre sus cenizas, tiene condiciones, por eso es exquisita. El tránsito aborrece las aturdidas esquinas, concuerda unión desarmada para no tener que estructurarse y que no caiga otra pieza. Roger no querrá que tu consigas ese plato, frío, envenenado.

jueves

Lúgubre Amanecer


Sed, vas a golpear mi lengua, con la certeza de volver, única insaciable, de vos dependo y te soporto al despertar mañana. Desde aquella parte insoportable, de la luz por la que pasa, por sus ojos de frialdad, de insignificante tormento. El recorrido termina, después del estertor, que envidia el suspiro y amasija los asombros, se vuelve siguiendo una intensidad y lo sé, que solo vos vendrás por las horas, no es real el grito, es caída desde lo alto, para perderse y olvidar extrañar la calma apresurosa.
El sueño del viajero, que conmueve a viejos árboles y fortalece las distancias del agudizado invasor, inquieta bestia, atada en los escombros. Los impulsos de esta tierra fueron vistos en el pasado, no queremos más que dar el sentir, hasta que encerrado estás, entre lo hondo mas profundo, (sin salir del abismo, agotante es también esta caída) construido por esa aparente razón, que tapa la vista, además acalambra tu fiebre y quiere hacer quizás, escuajos, en tu sonrisa. Tonto amanecer triste e inseguro, das instantes solo para irte a un lugar en cualquier parte, de esta Tierra escuálida vulgar.

martes

Residuo Terrestre


Veo la forma, del plato, a punto de romperse entre tus dedos y es por eso que hoy vamos a tratar para desmaterializar las partes en que nos permanecemos atados, como un conjunto de presentaciones casi implacables.
Cuan confortante es ver los enemigos tirados en el piso suplicando compasión!. Esquivar las balas del habla, hace al parecer algo benefactor, quizas por no estar preparado para un posible "encuentro cercano de casi cuarto o quinto tipo". Me aborrece comprobarlo y no es el caso para eso, solo espero entre nubes friás para fumar el puro del gran pez. Las horas moldean tu espiritú rodeado de arlequines y paredes negras, tu suspiro y respiracíon tiemblan cuando presumen odiosos aforismos, detras de ti se encuentra la fábula mas mitológica, esa la cual debió intervenir para que no compren las hortalizas mas hermosas y para que no rompan la unión del fuego con el humo. Como la costumbre se impone, ella destella brillos incandescentes en donde sea, enfrenta causalidades banales para solventar los conflictos establecidos. Ser enemigo es chocar con lo no estable, es estar entre el vulgo, prevenir la rutina agotadora, atormentarse hacia lo desconocido. Situaremos hoy al pensamiento en etapa indocrónica, en espacio y no-tiempo (concebido como una especie de agujero negro) delimitado por voces altamente codificadas y por otras que no están, tratando de incuir al objeto como tropador de sueños o derrocador de montañas. La masa adquiere el mal pensar en manifestaciones deterioradas, nadie conoce los límites ni el "juego fronterizo" de tales afirmaciones como la co-determinación mcluhiana, evadir las fronteras es solo una parte para sobreponerse a ellas.

Respirar al ritmo de...

No te creo, trato, y no puedo, en el silencio verás, que todo surge hacia ahora, que nada es vano e irremediable, confabula un ánimo de respuesta que presuponga tantas alteraciones posibles, para asi atravesar cegadamente la distancia entre la furia y el ardor.

La máquina hace pedazos tus arterias, ese electromagnetismo que no aguanta y se te filtra por los poros, ondas que de una manera u otra influyen en tu cerebro y tu praxis de siempre, pero no importa, si los imanes conspiran y el campo es apaciguable a simpre vista. Parece una pieza complicada, un territorio pleno de luz y armonía, jamás debe ser intrumentalizado, nunca!...

Consolida un quehacer interesante, pero juzga por lo bajo y no es bueno, ella parece descubrir su lugar, piensa enteramente en la última canción que no se atrevió a llorar, deteriora miles de preludios azarosos, altera un incomprendible estado de radiación sometida a peripecias inaudítas, ¿habra algo de naturaleza o está tan convencida de su botella que no altera sus sentidos? oh no, permiso, calesita de juguetes, minimal de dos colores. El espacio construído para cometer el crimen perfecto, de reojo la mirás pero no queres probarla, se siente en peligro pero para mí, no es más que un centinela en un microrganismo.

miércoles

Radioactivo.

Se seca el resplandor cuando no hay fantasía, que brilla aunque no quiera reirse. Mundo de plástico, teclado estúpido, palabras que son ajenas, delimiten este campo organizado-viviente. No preciso tus agallas, no insistas en el vacío, que sofoca al lenguaje estúpido y preponderante, a las falacias redundantes de los comerciales, las atrocidades del alivio pasajero. Agudiza aquella nota!, que atormenta tu puta memoria. Tu alma estaba cerca, tu camino es empedrado, molestoso interesante. Acero indestructible, pecho de adamantium, columpien el balance de la equidad, integren las leyes flexibles, escapen por la ventana.
Las personas no creen cuando no es explicable el sentido de las cosas, que no es más que teoría trucha e indagada. La Tierra es charco de sangre, acantilado de corruptos mediadores interesados. Yo estoy para tenerte en mis venas, te abrazo entre dolor de ellas, mi cuerpo y mi alma ya se fueron, mi espíritu esta lejos, se escapó hace siglos.

Microsentido dame soma.


Creí haber visto la soledad,
diciendome que siempre sos error
y que tu culpa te agoniza. Porque?
Tus ojos no lo aguantan
mienten para no entender
la parte de crecer

Casi siempre atrapado cerca de una puerta, lastimado por fuera y por dentro. Algo te salva, las estúpidas palabras te salvan, maldito humano, jodido ser repugnante entre la mierda de armas, presiona tus creencias desde aquel instante que no tuviste huesos, materia fecal con ojos lacrimógenos, preparáte a sacudirte, perjudicate mi respuesta, buscate lo que no tengas, tuve mucho peligro y mucho olor a mierda. Pero, vos no estabas ahí, no hables de no sentir.

Ruido y rabia

Hojas nuevas de otoño que caen conteniendo los suspiros de las gotas, sobre ellas se amontonan, en vaivén avanzan, por la linea derrocada, si se caen regresan, pero deben cumplir con la condena, q es ruidosa y beligerante.
Simplifica tus estados de respuesta por tratar de querer un poco mas, conmoviéndose entretanto, con un quehacer virtuoso, responsable entre contracturas, sin perdón que no abarque la condena inevitable de estar petrificado, diciendo que es por eso que es así el terreno de juego. Es mentira el mundo y es mentira lo que pienso, sobre vos y tu cerebro grande. Masacre plausible de entender, dispongo solamente de sublevaciones inatinentes, de libertad construida, contratada, apuñalada, chocada, no entendida, encorchada. Si la locura mide a la gente, la apuesta se juega, para medir una parte de una nube, encerrada en un cuadro. La razón parte de un conjunto de convicciones y maneras estructurales de concebir diferentes expresiones y demás cosas, debilitan tu corazón, no te quiero odiar, pero me gustaría porque sos odiosa.
Comprendo que mi situación no te perjudica en absoluto. (un tipo teóricamente manipulado, extrovertido, quizás extravagante. Recuerdo la fiebre de chico, era rojiza y alucinógena, -"-miopía ven a mi-"-.)
No me desilusiono sin vos, percibo enredaderas para encontrarte de nuevo, el sol va a salir y las radios pasan blues que hace mucho que los burgueses cantan.

El idiota


Células muertas,
sangre del Olivo,
pimienta azucarada,
viertan el antídoto
del malbuen sentido!
Abrochen sus párpados caballeros!
no miren sin mirar por preguntar!
oh! luz del palpitar
que todo lo conoce!
Purifica las tinieblas,
enmordaza tibios sueños!
que ya vendrán infamios otra vez
a contarnos miles de hazañas
que nadie estará por ver.
No permítas que el corazón
abráze lo aventurado!
que si es por un beso nada más
quedará petrificado!
como al mirar los ojos de Medusa
como extender tus manos al ocaso
pobre idiota.

Vuelta volver


El ruido del zumbido en mibemol
los grillos de la noche desierta
hay una tele prendida en varias casas
y un lugar para fumar en mi terraza
somos tan mejorados que el dolor
de las puertas que abrimos
y dejamos abiertas
luego vuelven porque se olvidaron
de llaves en la mesa
de contar bien las estrellas.

Mejor conseguir un florero, transplantar vida
y prometerle sonrisas a las vecinas
Silbar despacio entre aparatos
dolientes sin embargo
que te ayudan un quehacer
derribando excusas del ayer
amortiguando casi el querer.

Nunca creí en cruzarme con
unas alas gigantes de antes
un voltaje directo a la delicia
un sinsentido de los anormales.

El mundo alrededor de la rueda,
que te observó así, despierta.
Y la anestesia, que rara vez se acerca.

Parte de Lunares

Sentimientos de naturaleza casi humana
creen convencer tus movimientos
pero solo entorpecen tu entorno y
aclaman por sus horas de paseo.

Cuenta el día que se trajo un puñado
de acantilados y fríos acuarios
que una noche los cambió por una gota
de lluvia que caía en la ventana alta.

Mirar tus manos en la pileta
y vaciar tu mejor silencio
es murmurar con tu oído, todo el viento

Acentuar que me pierdo en lo bajo
como entretanto camino y avanzo
es volver un poquito, a sentirse complicado

domingo

viernes

El invertebrado

Volver a llegar mas alto, implica determinados movimientos atormentados! -Suplicó el invertebrado aquella vez por la nube negra de la ciudad oscura.
Tanto hizo para alcanzarla, que trepó imprevistos atardeceres, se entorpeció poco a poco en cada paso, en fin, concretó de una vez por todas, el elixir de esta vida.
Digamos que el flujo en su sangre ya elige nuestro límite, pero también lo encierra en cautiverio para que se calme la marea, se propone a gastar aturdidas interacciones hasta culminar con cierto tipo de verdad incolora.
El sabor intrínseco de toda la parte alentadora, la consecuencia absoluta del devenir constante, los gastos imprevistos y la velocidad del asfalto, sofocaron al invertebrado en prefacios para un vendaval.
El mismo emancipaba el color del sol, construía las tardes provisorias en imágenes alternativas y acariciaba los pastos antes del rocío madrugador.
Sus minutos caóticos no demoraron, miles de apogeos se aventuraron en perseguirlo, pero su trabajo ya no era el de antes, ahora colocaba su sueño en las nubes negras de la ciudad oscura y dejaba al sol enmudecer en su fogata.

Relojería en un silencio

La aguja de la brújula, imantada a su favor, evidenciando el magneto polo que atrae la espera de una orilla desértica. Las del reloj en cambio, quedarán atónitas al saber que los segundos conspiran en lo eterno, que rechazan la bipolaridad, que se suman a las puertas de un infierno que, probablemente se cae sobre el cielo.
Apuntan siempre desde adentro, soportando algun flujo terrestre de polos opuestos, sobornando la mera acústica de tic-tac. Intervienen en el alma, agonizan el silencio eterno, padecen de campos magnéticos, suspiran con el despertador, alimentan la soberbia del imán de tu nevera.

Antes, en la cascada, los peces se cuestinaban si vendrán las cataratas a romper con ese tiempo. Es que, los dioses no soportaban del todo que éstas agujas no se muevan en el silencio, que se propagen de tal y tal forma. Y bueno, las repentinas visitas de la lluvia, culminaban con sus amargos tragos y demostraban una y otra vez que son partes de un cielo entretenido.

Visto el horizonte creíamos que nos caíamos, que los platos no eran planos y el precipicio era abismal sobre aquella corniza. Los hombres mas astutos sin embargo, verificaban con piedras preciosas en la corriente de agua, que algo las atravesaba, las contenía de otra forma, se rechazaban o se amontonaban, en una suerte de atracción novedosa.
Cómo es posible, que el arduo conflicto entre estas agujas permanezca en esta tierra?. Nadie lo sabrá.

miércoles

Árbol onírico


No me importa si no das sombra
si tu aire atrae cigarras
de aquella noche volcada
por
vasos de plástico
y
siluetas de alcohol

Qué interesa si alguien te mece,
si tu corteza esta tan atrapada!
que el cautiverio de muchos
es podar tus brazos a su bienestar.

Fuegos de esa hoguera
aclamen su calor
que hace tiempo esta perdido
entre témpanos de algún muñeco
de nieve gris
de nariz chata

La plataforma adecuada para llegar hasta lo alto
y querer encontrarse a sí mismo, en la inmensidad,
es aquella que atraviesa y se golpéa
contra sublimes vibraciones, que desde el mismo cielo
van cayendo como la gota de lluvia que cae en tu ojo
como ese retrato que espera el roce de sus manos aún sin ser visto.

domingo

Orange's Juice

Limitado por su lengua
babíó el jugo anaranjado
despertó y la vio durmiendo,
y se interpuso en su sueño

Solo él describe, que ella era en si una luz
no sabe si era real o de arena
o si la trajo un día, el sol de algun planeta
quizas abrió una puerta y se llevó una escalera
o su sangre, o su sonrisa, o su miedo o su vendimia

Probablemente haya curado algún dolor nefasto
ese que le jodía como los mosquitos denoche
o también encerró a ese árbol
que no tenía mas duraznos reventados
se sabe que se llevaría el no-olvido
y se desvanecería con los días amigos

Ahora él solo espera por saltar un charco
y mezclarse entre jardines poblados
levantar mas vuelo hasta encontrarla de nuevo
quizas ella este mirando al barco que la lleve,
hasta el mas sofisticado de los atardeceres.

Realmente Impactante

Las costas rochenses tienen una especie de polo magnético, como una continua sucesión de estados inalterables, y ni que hablar el paisaje de sus playas, por momentos eran climas de eternos paraísos.
Estos días aliviaron mi sangre escrupulosa, desbordaron mi caudal de primerísimos primeros planos y eso que andaba sin la cámara.
En la Esmeralda (280 km de Mdeo.) existía esa armonía tangible, palpable a los ojos, los señores árboles, dueños del viento, nos dejaron reposarnos sobre su atinente sombra emancipadora de bienestar y tranquilidad suprema. Las olas de sus playas, implacables, frenéticas y de puro vuelo, fuertes y ambiciosas como para resonar la eufória. Es que nuestro toque se sintió desde el momento que pusimos el primer acorde en el fogón de Sáuron (sic) y el incendio quedó sobre nuestra piel hasta llevarnos a unos vaintialgo de km. donde todo era ruido, colores y tragos especiales. Esa "punta satánica", y que nombre tiene puesto!!. Pero mejor hablar de eso en la otra entrada.
Es cierto que lo lindo dura poco lamentablemente, la respuesta del por?qué, nadie la encontrará, es como que el sol tuviera solo algunas horas para enviarnos rayos amigables, mis procesos perceptivos no me agudizaban la absoleta realidad. Ay que pena, Ay.... que pena, ay.