miércoles

Ruido y rabia

Hojas nuevas de otoño que caen conteniendo los suspiros de las gotas, sobre ellas se amontonan, en vaivén avanzan, por la linea derrocada, si se caen regresan, pero deben cumplir con la condena, q es ruidosa y beligerante.
Simplifica tus estados de respuesta por tratar de querer un poco mas, conmoviéndose entretanto, con un quehacer virtuoso, responsable entre contracturas, sin perdón que no abarque la condena inevitable de estar petrificado, diciendo que es por eso que es así el terreno de juego. Es mentira el mundo y es mentira lo que pienso, sobre vos y tu cerebro grande. Masacre plausible de entender, dispongo solamente de sublevaciones inatinentes, de libertad construida, contratada, apuñalada, chocada, no entendida, encorchada. Si la locura mide a la gente, la apuesta se juega, para medir una parte de una nube, encerrada en un cuadro. La razón parte de un conjunto de convicciones y maneras estructurales de concebir diferentes expresiones y demás cosas, debilitan tu corazón, no te quiero odiar, pero me gustaría porque sos odiosa.
Comprendo que mi situación no te perjudica en absoluto. (un tipo teóricamente manipulado, extrovertido, quizás extravagante. Recuerdo la fiebre de chico, era rojiza y alucinógena, -"-miopía ven a mi-"-.)
No me desilusiono sin vos, percibo enredaderas para encontrarte de nuevo, el sol va a salir y las radios pasan blues que hace mucho que los burgueses cantan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario