sábado

No lo quise justo sin quererlo y me mataron las sonoridades

Es extraño si no veo
la serpiente
viajando por la sal
o el metrónomo sin funcionar
para que lo probable se vuelva
tembloroso, como un saco
de nervios, puro nervios
casi sin tenerlo en cuenta
no busqué otra eficiencia
de pensarte en tantos lados
que fue lo que hizo
que la mañana no saludara
al viento y que el siguiente paso ahora
no sera tan terrible
sino estruendosamente insaciable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario