domingo

Alteridad consumada

No puedo evitar encontrarme con mi otro, es inevitable, sobre todo cuando los instintos devorados emergen radicalmente de forma inaudita. La parte que no entiendo es porque con las personas menos indicadas. El otro se me presenta como algo trágico, tan efímero como errante y devastador. Digamos en cierta manera que el culto al otro esta devenido en los mas íntimos recovecos del espíritu,  nietzscheanamente puedo decir que van a seguir ocultos hasta la muerte. Cómo entender la alteridad si se hace presente en los momentos menos indicados.? Admito mis errores y los enmiendo en lo posible. Inhibir cualquier hipótesis de las motivaciones, la voluntad, el deseo, la espera. Humanos demasiado humanos, ofrecido para recostarse el el diván de Freud, lo interpretable, nuestro deseo de sentido, inventa al otro, enfermizo, hostil, dañino (o no). En mi caso y mi proyección  es mi parecido, tiene intenciones, tiene motivos, una especie de doble personalidad, me hace preguntar si es el alma o no lo que realmente nos mueve, con que razón, con que sentido. Se transforma en no-humano, traducido en ficción (Alien, Drácula, Frankenstein, etc) esta destinado   a ser el otro. Agónicamente, nuestra cultura se acomoda para recibir al otro, lo amolda a su gusto y nosotros lo interpretamos.

Voy a citar algunas palabras del androide Ash en Alien, la obra maesta de Ridley Scott

"Su perfección estructural solo es igualada por su hostilidad" "Admiro su pureza, es un superviviente, no limitado por la conciencia, los remordimientos, ni ilusiones de moralidad"


No hay comentarios:

Publicar un comentario